viernes, 7 de agosto de 2015

Leyenda de la Laguna del Inca

Laguna del Inca, Portillo, Chile

Antes de que llegaran los conquistadores españoles a lo que hoy es nuestro país Chile, el incanato de los “hijos del sol”, abarcaba cerca de 2 millones de kilómetros cuadrados entre el océano Pacífico y la selva amazónica y por el sur hasta las riberas del río Maule, pero había un poblado Inca en el valle, y en este lugar hacia la cordillera,  existió una laguna de un maravilloso color esmeralda, y que representaba las penas de amor del bravo guerrero inca Illi Yupanqui y que, según las tradiciones se dice que buscaba a una hermosa mujer, la mujer más hermosa del imperio para hacerla su esposa.

Princesa Inca
Cuando la encuentra deciden casarse en la cumbre de las montañas y a las orillas de una linda laguna, Kora´llé para cumplir con el rito del matrimonio debía descender hacia la laguna con su maravillosos traje y su séquito de sirvientes, el camino de bajada era estrecho y complicado y resbaladizo, lo que hiso que la princesa cayera al vacío, los gritos de la princesa no fueron oídos por su prometido y no pudo ayudarla.

Según la leyenda, en esta laguna Illi Yupanqui lloró todas sus penas cuando la princesa inca Kora-llé murió al sufrir el accidente, por estar cumpliendo una tradición para su matrimonio. Allí fue dejado el cuerpo de la princesa, y se dice que en ese momento la laguna se volvió color esmeralda, teñido por el color de los ojos y que el hijo del Sol no pudo despertar. También se dice que en ciertas noches de invierno todavía se puede oír los lamentos del Inca.

La laguna es la actualmente conocida como Laguna del Inca, en las alturas de Portillo.


Escrito por: Alejandro Glade R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario