jueves, 31 de diciembre de 2015

Leyendas del Cabo de Hornos

Albatros, el ave de mas envergadura en el mundo

Una  antigua leyenda del Cabo de Hornos. Dice; en el lugar donde convergen los océanos Pacífico y Atlántico, hace mucho tiempo, cuando la gente todavía no había aparecido en este mundo, junto con la creación de los mares y océanos se encadenó en su fondo al más  terrible demonio del fondo marino. 

A lo largo de toda su vida, este monstruo a estado tratando de romper  estas terribles cadenas que lo tienen atrapado, por lo que siempre está moviéndose el océano y librando vientos traicioneros que soplan desde todas partes, todo  esto se  asocia con el Cabo de Hornos, que promete a los viajeros un montón de sorpresas. Y como relacionado con esta primera parte de la leyenda,  dicen que las almas de los marineros que han muerto durante el paso del cabo de Hornos, se convierten en los albatros, aves gigantes que viven en esta zona azotada por gigantescos ventarrones e incansables vendavales, y que siempre se cierne sobre los elementos furiosos.

Pero la leyenda más famosa asociada con el Cabo de Hornos, que se ha escuchado, probablemente en todo el mundo, es la leyenda del Holandés Errante. Hay muchas variaciones sobre esta historia. Detrás de todas ellas está la historia de los holandeses en sus barcos a vela del capitán Willem Van der Decken,  (según otra fuente, Van Straaten),  que no pudieron cruzar las  traicioneras aguas del Cabo de Hornos, todo el tiempo que lo intentó se lo impedía el clima. Enfurecido al final del capitán hiso un pacto con el diablo, de tal manera que nunca más tuviera problemas para cruzar el Cabo. Pero Dios se entera de esto y en castigo lo condena a navegar eternamente sin rumbo y sin tocar tierra, por lo que recibe el nombre de el «Holandés Errante».. Esa flota que todavía está navegando y rodeando el  Cabo de Hornos.

Antiguamente, no todos los marinos del mundo fueron  capaces de dar la vuelta al Cabo de Hornos en su primer intento, algunos tuvieron que repetir sus intentos una y otra vez, algunos fueron afortunados y  alcanzaron su meta, pero muchos otros perdieron sus vidas en esta lucha con los elementos.

Eso es todo y es una historia convertida en leyenda, de tres cientos de años atrás.

La superstición es conocida por ser muy tenaz, y que se  multiplica por el número de rumores que circulaba sobre un barco fantasma. Decenas de capitanes han escrito informes de buques vistos a principios del siglo XXI, estas al llegar al lugar se ha comprobado que  se trataba de una ilusión óptica. Justo en una determinada posición del sol en el contexto de la costa sublime de Tierra del Fuego. Todo es una ilusión?


Escrito y recopilado por: Alejandro Glade R.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Espíritu en pena ( Otra versión de la Calchona)


En la Zona central se cuenta que un matrimonio vivía sin problemas en el campo, junto a sus dos hijos. Pero  la familia no sabía que la mujer era  una bruja. 

Esta bruja tenía escondidos unos frascos llenos de cremas y ungüentos que se ponía en su cuerpo todas las noches. Estos ungüentos tenían la virtud de transformarla en el animal que ella quisiese. Luego de hacer este rito, salía a pasear por los campos de noche.

En la mañana volvía, y nuevamente se aplicaba sus cremas y ungüentos para recobrar  la forma de madre normal.

Y así pasó el tiempo, hasta que un día, no se sabe bien si sus hijos la vieron aplicándose estas cremas o encontraron los frascos. Imitando a su madre se pusieron las cremas, transformándose en múltiples animales. Perros, chanchos, pollos y zorros. 

Pero cuando quisieron volver a ser los niños que eran, no supieron cómo. No sabían qué crema echarse en el cuerpo. Convertidos en animalitos se pusieron a llorar.

Su padre al despertar por los sollozos de sus hijos se encontró con la sorpresa de ver en lugar de sus hijos a unos pequeños animalitos. Él logró encontrar el frasco indicado y consiguió que los niños nuevamente volvieran a su estado normal y como siempre fueron.

El padre sin pensarlo se deshizo de las cremas y las botó a las aguas del río que pasaba cerca de la casa.

Convertida en oveja negra volvió su esposa quien no pudo encontrar sus mágicos ungüentos. Los buscó por todas partes sin resultado. Y así quedó convertida para siempre en ese animal.

Ahora cuando se siente balar una oveja negra que vaga sola por los campos de noche, todos los campesinos saben que se trata de la Calchona, la oveja negra.

Todos acostumbran dejarle un plato de comida para que se alimente, ya que es totalmente inofensiva.

Recopilación de: Alejandro Glade R.

viernes, 30 de octubre de 2015

Ritos para la media noche de San Juan.

(Todos estos procesos deben realizarse a las doce de la noche en punto)

La Guitarra y La Higuera: Se dice que en la noche de San Juan se puede aprender a tocar la guitarra, solo debes colocarte bajo una higuera con una guitarra y justo a las doce de la noche alguien pone tus manos en las cuerdas y por arte de magia empiezas a tocarla con ritmo. En Chile y otros países dicen que ese alguien es el diablo.

Los Tesoros: Otro de los dichos de esta noche, menciona que es la oportunidad perfecta para salir a buscar entierros, es decir aquellas luces misteriosas que aparecen en los campos la cual indica que allí está enterrado un tesoro, otros dicen que esas luces no son nada más que el mismísimo Anchimallen. (ser que tiene vinculaciones con elementos mágicos, tiene relación con extraños fenómenos lumínicos en los cielos, tiene relación con prácticas de brujería o incluso con el fenómeno ovni.

Las 3 Papas: Hay que colocar una papa sin pelar, una a medio pelar y otra totalmente pelada debajo de la cama, si al día siguiente desaparece la que no está pelada tendrás mucha suerte en lo económico, si desaparece la que estaba a medio pelar tendrás algunos problemas económicos y si desaparece la que estaba totalmente pelada tendrás problemas económicos graves.

El Trato: A las doce en punto de la noche se podría ver en el espejo a Satanás dispuesto a ofrecer un buen trato para negociar tu alma.


La Gallina del Diablo: Si se sale a la media noche con una gallina negra y se dan 7 vueltas alrededor de la casa veras al diablo sentado en la puerta de tu hogar, se desconoce si es para negociar tu alma o la de algún otro infortunado.

El reflejo: Si se va a una higuera pasada la media noche y colocas un espejo en el tronco y un gran recipiente lleno de agua, podrás ver en el espejo, al diablo caminando hacia ti con un ataúd en su hombro simbolizando que una vez que haya llegado hasta ti te quitara la vida y tu alma le pertenecerá a él, para evitar esto debes sacar todos los frutos del árbol y ponerlos en el recipiente con agua antes de que el diablo se acerque demasiado periódicamente se debe ver el espejo para ver a que distancia está el diablo, una vez hecho esto el diablo se irá pero tu tendrás una gran riqueza que aparecerá donde estaba el fruto con agua.

El Gato Negro: Si se ve un gato negro en la noche de San Juan tienes 2 opciones. La primera es evitarlo y retroceder hasta perderlo de vista. La segunda es tratar de capturarlo si lo logras es decisión tuya matarlo y descuerarlo para hacer una billetera con su piel esto es para que nunca más te falte el dinero o puedes dejarlo ir, pero si tratas de capturarlo y no lo logras en un determinado tiempo hasta perderlo de vista, puedes observar como aparece un gran perro negro con ojos rojos, se dice que este es el protector de aquel gato negro que no pudiste atrapar, este perro matará a cualquier ser que moleste al gato.

El Ataúd: Según se rumorea en esta tétrica noche de San Juan, aparecería un ataúd cuyo propietario será quien se cruce con él, se dice que si caminas por una senda que este repleta de arbustos y árboles delante tuyo aparecería un ataúd, el ataúd se movería en dirección hacia donde tú te estés moviendo, impidiendo que logres avanzar, si decides retroceder en el camino de regreso fueses donde fueses y por cualquier cosa que encuentres, esta te matará de alguna manera y el ataúd que encontraste será el tuyo. La manera de evadir esto es tomando el ataúd por un costado y arrastrarlo por el sendero hasta que no te estorbe y puedas continuar tu camino, esto simboliza que no le temes al diablo y así éste pierde el interés en ti.


Los Mudos: Una leyenda dice que las personas mudas pueden ver cosas que las demás no pueden ver, esta leyenda creció con un relato en el que se dice que es tan real como el día y la noche. Hace unos años un hombre encontró un pequeño jarro de arcilla que sobresalía de su jardín, al escavar encontró que parecían ser restos de una pequeña estatua de un ángel, al que se le apodó "El Niño Dios" rápidamente pego las piezas y le hizo un altar en su propia casa muchos fieles iban a su casa a pedirle favores a la estatuilla, los diarios llenaron páginas enteras con la noticia de la estatua milagrosa y el hombre se hizo famoso por haber encontrado una reliquia santa. Sin embargo un día fue un mudo a la casa de dicha estatua, se encontró con una multitud de gente que oraba en frente de esta reliquia divina, lo que el mudo vio en ese momento hizo que se le congelara todo el cuerpo, en el altar vio como de la cabeza de la estatua salían 2 cuernos y en su espalda 2 alas demoníacas, al ver la cara de la estatua, veía como ésta se reía de todas las personas que le rezaban, el hombre quedo petrificado, trataba de hacer señas con las manos para comunicarles lo que veía, todos lo miraban con una expresión de rareza, el hombre no aguanto más y salió huyendo. Es por eso que se dice que en la noche de San Juan la gente muda puede ver cosas que los demás no ven.


Recopilación de: Alejandro Glade R.

La Flor de la Higuera (de la tradición mapuche)

 Tradición mapuche.

La noche de San Juan es una festividad realizada los días 23 o 24 de junio a media noche según el país, varios países celebran estas fiestas el 21 de junio debido al Solsticio de Verano (la vez que el sol está más alejado de la línea de Ecuador). Según se cuenta estas fiestas son muy antiguas, están ligadas a encender hogueras, se creía que estas hogueras le daban más fuerza al sol que a partir de ese día iba haciendo más y más débil, también se decía que el fuego simbolizaba la fuente purificadora para las personas que lo observaban, se suele celebrar en muchos puntos de Europa, principalmente en España, Noruega, Portugal y Dinamarca y en Sudamérica claramente estas fechas también son muy conocidas, porque esta fecha se celebra también en Paraguay, Bolivia, Chile, Perú y Venezuela, esa noche según las leyendas Españolas está relacionada con la leyenda de la “Encantada”, que en Sudamérica está ligada a rituales demoníacos. Son muchas las leyendas que se han ido entremezclando para esta la “Noche de San Juan”, les contaré la que creo es la más auténtica por ser de tradición mapuche.

Cada 24 de junio, en la noche más larga del  año, a las doce de la noche en punto aparece una flor mágica en la parte más alta de las higueras. Ésta flor vive sólo por un minuto y los poderes que tiene son inimaginables, porque es capaz de cumplir cualquier deseo de cualquier ser humano.

La persona interesada en pedir estos deseos tiene que subir a la higuera y cortar la rama con la flor justo a las doce de la noche en punto y mantenerla en la mano durante todo el minuto de vida de la flor, repitiendo el requerimiento o deseo en voz alta.

Pareciera fácil pero, habrá un montón de inconvenientes y problemas porque el diablo tratará de que el participante no pueda llevar a cabo sus deseos. Así, que mientras sube a la higuera, el individuo puede encontrarse perro rabioso del que deberá huir, también una culebra que habla intentará confundirlo con sus brujerías y también se le puede aparecer un pájaro nocturno llamado “ngillüm” que tratará de picotearle los ojos hasta dejarlo ciego, entre otras maldiciones. Si el interesado logra superar todas estas barreras, podrá pedir el deseo que quiera y éste le será concedido.

Si la flor muere antes de que la persona logre cortarla, este individuo enloquecerá al instante, pues ese es el castigo para aquellos que intentan desafiar al diablo. Y cuando muera su alma, arderá en el infierno hasta la eternidad.

En el próximo artículo les contaré de los ritos que se hacen en la noche de San Juan.


Recopilación de: Alejandro Glade R.

jueves, 15 de octubre de 2015

¡Ya vuelan los Ibis!

Yámanas
Lugar: Tierra del Fuego.

     Esto fue hace mucho tiempo. Una vez más se acercaba la primavera. Entonces, se asomó un hombre fuera de su cabaña y vio cómo un ibis volaba en aquel preciso momento sobre la misma. Aquel  hombre se alegró mucho al verla y fue gritando hacia las otras cabañas: ¡Mírenla! Cuando los demás oyeron esto gritaron: ¡He aquí de nuevo la primavera! ¡Ya vuelan los ibis! Dieron saltos de alegría y conversaron todos en alta voz.

Ibis
Pero el ibis es muy delicado y sensible y quiere ser tratado con una delicadeza especial. Cuando oyó chillar tanto a aquellos hombres,  mujeres y niños, se enfadó.  Muy enfadada hizo que de pronto estallara una gran nevada, acompañada de una copiosa helada. Desde entonces, estuvo cayendo nieve y más nieve durante meses enteros. Caía sin interrupción y toda la tierra se cubrió de hielo.

Hacía un frío tan intenso que en todos los canales de heló el agua. Entonces, murieron miles y miles de hombres, pues no podían subirse a sus canoas y salir fuera a buscar comida. No pudieron abandonar sus cabañas para recoger leña, pues por todas partes había mucha nieve. Cada día morían más hombres.

Por fin, al cabo de mucho tiempo, cesó la nevada. Poco después, apareció un sol muy fuerte. Calentaba tanto que todo hielo y la nieve se derritieron; toda la tierra se cubrió de agua hasta las cimas de las montañas. Entonces, corrió mucha agua en los canales y al mar. Este sol resplandecía con tanto calor que quemó los árboles de las cúspides de las montañas y todavía siguen peladas.

También derritió la capa de hielo que cubría los canales. Por eso pudo la gente, al fin, acercarse a las orillas y subirse en sus canoas para ir en busca de comida. Sin embargo, en las faldas de las montañas y en los valles muy lejanos se ha mantenido la capa de hielo, espesa hasta nuestros días, pues era muy gruesa para que  aquel sol la pudiera derretir. Todavía se ve en el día de hoy esta enorme capa de hielo que avanza en bloques hasta el mar (los muchos glaciares). Tan grande era que, entonces, cubría toda la tierra. Hacía un frío extraordinariamente intenso y caía una terrible masa de nieve. Todo esto lo motivó el ibis; es muy delicada y sensible.

Desde entonces, tratan los yámanas a los ibis con el mayor respeto. Cuando se aproximan a sus cabañas, la gente se queda quieta y manda callar a los pequeños.


Recopilación por: Alejandro Glade R.


domingo, 11 de octubre de 2015

Las lágrimas de una doncella.




       Lugar: Octava Región.




Un toqui araucano capturó una doncella española y la llevó al sur de Concepción hasta la zona de Laraquete.

Pasó el tiempo y la doncella se acostumbró  poco a poco a estar con su amo y toqui, hasta que aceptó ser su esposa; pero los jefes de la tribu miraron esta situación con muy malos ojos que era la unión en casamiento. 

Entonces una noche, los jefes avisaron a la doncella española que el toqui había muerto a la orilla del arroyo. En su desesperación la doncella que era cristiana huyó del poblado, y se puso a vagar por los bosques y a lo largo del estero, la doncella lloraba mucho por su amado y rogaba a su Dios para que le devolviera a su ser amado. 

Mientras lloraba a la orilla del río, cada lágrima que caía al agua se convertía en una piedra cruz. Los guerreros al ver este verdadero milagro producido por el amor hacia el toqui, trajeron a la machi, o hechicera, a la orilla del río y ésta llenó su calabaza de rituales con las piedras misteriosas que se habían convertido de sus lágrimas. 

Cuando sonó el cultrún o tambor araucano, las piedras empezaron a saltar dentro de la calabaza, ordenando liberar al cacique que había sido desterrado de la tribu, así el toqui vuelve con su amada y como se decía que este había sido un milagro, los integrantes y jefes de la tribu aceptaron el casamiento.





Recopilación por: Alejandro Glade R.






miércoles, 30 de septiembre de 2015

La leyenda de "Romualdito"



Lugar: Zona Central, Santiago Centro.

                    Romualdito es una "animita" que, desde los años 1930, se encuentra ubicada en la calle San Borja, a un costado de la Estación Central de Ferrocarriles, en Santiago de Chile. Es una pared de varios metros oscurecida por el humo de velas, permanentemente encendidas y repleta de placas con inscripciones de agradecimiento por los milagros que sus seguidores atribuyen a esta "animita". La fe popular es tal que, cuando se realizó la remodelación y reconstrucción del contorno de la Estación Central, esta pared no fue removida. Por su ubicación cercana a la estación ferroviaria tiene muchos seguidores de lejanas provincias de Chile y del extranjero.

Todas las animitas de carretera se instalan en el mismo lugar donde las personas fueron violentamente asesinadas en el entendido que sus almas permanecen ahí, a esta razón se debe la construcción de templetes techados a dos aguas y con velas en su interior, y pueden abogar ante los espíritus superiores para ayudar a los vivos a resolver problemas.

De ahí que, a cada milagro, debe agradecérsele con una placa en el muro o templete construido. Las placas han ocupado toda la superficie de los templetes y prácticamente todo el muro.

El problema de Romualdito es que el tiempo y la leyenda han oscurecido la identidad y
circunstancias del asesinado, muchas teorías existen al respecto, algunas muy probables, y otras francamente insensatas.

Las principales versiones populares que existen hasta hoy sobre la identidad de Romualdito, son las siguientes:

*Un niño que habría sido asesinado brutalmente tras ser violado por vagabundos del sector. Esta conversión de Romualdo en un niño se repite en otros casos de animitas, como el citado de la Carmencita. La tendencia a identificar rasgos angelicales en los niños y darlos por milagrosos o santos cuando fallecen en muertes dolorosas y crueles (generalmente en manos de herejes) es muy antigua en el cristianismo y tiene muchos ejemplos en el resto del mundo, como el famoso Santo Niño de La Guardia y también el caso de San Simón de Trento, entre otros. No ha faltado quien ofrenda a la animita de San Borja, además de las flores, velas y agradecimientos, algún juguete de niño, convencidos de esta versión sobre la identidad del milagroso personaje.



*Otra teoría dice que Romualdito era ya un muchacho al momento de morir (de unos 20 años), pero con retraso mental o síndrome de Dawn. Todos lo querían en el barrio por ser muy servicial, trabajador y simpático. Según esta historia, el infortunado Romualdo falleció tras ser atacado a palos y cuchilladas por criminales callejeros que dejaron su cuerpo tirado junto a la pared, donde fue encontrado después. Se dice que el desgraciado muchacho iba camino a entregar un poncho del tipo manta de Castilla, o bien a darle comida a su padre, que estaba postrado por alguna enfermedad. Si bien esta versión no insiste en la niñez del personaje, conserva su inocencia al relacionarlo con un "tontito" inofensivo y querido por el barrio, que acabó siendo víctima de la crueldad de los asesinos.



*Una de las versiones que siempre se tomó por más cercana a la realidad de caso, decía que el occiso era en realidad un tal Romualdo Ibáñez, de 40 años y que también habría fallecido asaltado y apuñalado en el lugar. Esta versión ponía su nota de dramatismo al agregar que Romualdo justo venía saliendo aquel día de una larga convalecencia en un hospital para tuberculosos, (aparentemente, el Barros Luco). También se dice que los delincuentes lo mataron para quitarle su poncho de abrigo y los 15 pesos que llevaba consigo. El investigador, Oreste Plath intuyó que ésta podía ser la versión más cercana a la realidad y es a la que dio más crédito en su trabajo "L'Animita", de 1993.


*Una leyenda menos cotizada por los fieles dice que Romualdito era un huaso recién llegado a Santiago, que cayó tras ser embaucado por malhechores que sólo querían asaltarlo y robarle su manta o poncho. Una versión recogida por Plath, sin embargo, coloca a este personaje con una variación: el huaso llevaba tiempo ya en la capital pero venía saliendo de una enfermedad respiratoria. También llevaba una manta.

*La versión menos elegante y menos aceptada de todas las que maneja el credo popular es una de las
varias que menciona también Plath, respecto de que Romualdo habría sido un peligroso maleante abatido por policías en ese lugar. Cabe añadir que sí han existido otras animitas en la ciudad que pertenecieron a delincuentes y asesinos, por extraño que pueda parecernos.

Llama la atención la repetitiva figura del poncho en estas versiones. Quizás sea, como en toda leyenda ramificada, un elemento de verdad que sobrevive entre los rasgos fabulosos del mito. También se agregan detalles especiales, como que esa noche del crimen llovía, que fue asesinado en horas altas y que su cuerpo sólo fue hallado al día siguiente en la mañana. Otro detalle advertido por Plath es que en las distintas versiones, siempre resulta semejante el hecho traumático del asesinato violento por parte de delincuentes, e incluso el autor lo verifica entrevistando a personajes del barrio que alcanzaron a conocer más de cerca la leyenda de Romualdito. Una de las versiones que recoge hablaba incluso de que los asaltantes eran tres y habían salido del restaurante del sector llamado "Los Tres Palos", muy popular en aquellos años.

*Otro hecho que se perdió en la penumbra y se fue nublando, es el de la fecha exacta en que murió Romualdo. Independientemente de la versión que lo tomara por niño, retrasado mental o adulto, muchos creían que el año de su muerte fue en 1950, quizás por una impresión errada del detalle que comentaremos sobre la presencia de placas de los años cincuenta como las quizás más antiguas de todas las que quedan en el murallón donde se erigió su devoción como animita.

*SANTIAGO emol, viernes, 10 de agosto de 2012.-

Cuatro aspirantes a detectives de la PDI consiguieron identificar, tras ardua labor, al protagonista detrás de la animita "Romualdito", célebre centro de culto popular situado en el sector de Estación Central, al poniente de Santiago.


Según los jóvenes investigadores, el hombre detrás del mito sería Romualdo Ivanni Sambelli, quien fue asesinado el 8 de agosto de 1933 por dos asaltantes.


La víctima, quien era mecánico y tenía 41 años de edad, vivía a cinco cuadras del sitio en el que hoy se levanta el muro, ennegrecido por las velas que sus "fieles" han colocado por décadas en su honor.


Los futuros detectives también encontraron la tumba en la que se encuentran sus restos, en el Cementerio General. Allí también recibe homenajes de quienes le hacen peticiones. Al mismo tiempo, descubrieron una fotografía a partir de la cual pudieron reconstruir la imagen de Romualdo Ivanni antes de su fallecimiento.

El descubrimiento fue un trabajo que formó parte del proceso de formación policial de los jóvenes, quienes preparan su incorporación a la policía civil.


Recopilación por Alejandro Glade R.







Los socavones de Pica

Plaza de Pica
             Cuando los españoles vinieron a establecerse en estos lugares, no tuvieron acogida por los indios piqueños, por lo que se trasladaron a Matilla, donde fundaron una población.

Uno de estos pobladores se enamoró de la hija del cacique de Pica, solicitándola a su padre para contraer matrimonio, a lo cual se negó el cacique. Dámaso Morales, que así se llamaba el español, insistió en su petición, obteniendo esta vez mejor resultado, pero con una condición tan difícil como imposible.

Díjole el cacique a Morales que no tendría inconveniente en cederle la mano de su hija, siempre que le hiciera florecer el valle entre Pica y Matilla, lo cual fue para éste más terrible que la simple negativa anterior.

Y Dámaso Morales se puso a construir el primer socavón que se hizo en estos lugares, obtuvo agua, hizo florecer el valle y se casó con la hija del cacique.

Los indios a ciertos hilos de agua los juntaban en unas represas que llamaban cochas, el español siguió esta veta horadando la piedra y la hizo seguir un cauce hasta las cochas que se vieron aumentadas en su caudal, el valle reverdeció y fue una flor en la arena, lo que quiere decir Pica.

Recopilación por: Alejandro Glade R.       (Versión de Oreste Plath)


jueves, 24 de septiembre de 2015

La carreta del diablo.

Lugar: Zona Central, Santiago, El Cajón del Maipo.


Esta historia cuenta que un huaso elegante, vestido de negro, solía pasearse en su llamativa carreta por los poblados del Cajón, Camino al Volcán. Según los que lo han visto, dicen que;  “Los caballos de color negro azabache que tiran la carreta apestan, como su conductor, que huele a putrefacción y azufre, de ojos rojos como la sangre y de aliento de muerte”. Cada vez que se sentía el ruido del galopar de los caballos golpeando contra la endurecida tierra y el rechinar de las ruedas de madera en medio de la noche quieta, todos sabían, que el diablo había venido a buscar almas o a presagiar alguna muerte.

También el relincho de los caballos delataba la presencia del Diablo, se escuchaban relinchos aterradores, como los gritos de miles de almas encerradas sufriendo por su martirio en lo hondo del infierno. Cuando la carreta se detenía frente a la propiedad de algún poblador, todos adivinaban, y desgraciadamente nunca se equivocaban, allí moriría alguno de sus moradores. En ese tiempo, un hombre ya olvidado, dueño de una pequeña parcela en el pueblito de Melocotón, hizo pacto con el Diablo, durante una fría y silenciosa noche…

 Esperó a la carreta y encaró al Diablo en persona. Alguien del lugar lo vio esa noche, mirando escondido tras unos matorrales frondosos, y corrió el rumor que hoy hace realidad esta historia.

La noche estaba fría, oscura y silenciosa no andaba ni un alma. Ya todos dormían. Una mujer vecina, que quizás en qué pecaminosos pasos andaba esa noche, sintió el sonido de cascos de caballos y el rechinar de maderas.  Dio vuelta su cabeza, y una suave brisa trajo hasta sus narices un olor a azufre.  Cesó el ruido,  y se produjo un gran silencio, y, ocultándose detrás de unos matorrales, vio la silueta de una carreta que se detenía, y enseguida escuchó un  infernal relincho y luego el pausado respirar del Diablo. Sintió miedo, como si su alma fuera atraída por ese  mal, y el pecado. 

Sentado bajo un árbol seco y deshojado, había un hombre, la mujer lo miró y su cuerpo temblaba, y se dio cuenta de que su alma se le escapaba por las narices y que sus huesos se astillaban. 

Horrorizada, miró hacia el cielo, y entonces se identificó con la luna. Bajó la vista y vio al Diablo ofreciendo al  hombre un trato al cual el hombre debía  firmar con su sangre, su próximo destino de multimillonario y buena salud. El hombre aceptó, mientras su vecina pensaba que valía más un alma pobre y llena de vida que un potentado sin felicidad ni alma propia...

Al otro día este hombre ya no era el mismo, adquirió riquezas, muchas tierras, prestigio,  fama, reputación y popularidad, pasó el tiempo y este hizo que el hombre olvidara el convenio con el Diablo.

Pero lo que está escrito y firmado con sangre se cumple. Pasaron los años y el hombre envejeció, treinta años después llegó la noche en que,  el Diablo se presentaría para llevarse a su nueva presa. Esa noche, el hombre, ya con mala memoria, se sintió atraído por la fría oscuridad y por el silencio,  y salió en su lujoso carruaje tirado por caballos fina sangre por las desiertas calles. El destino se cumplió: en esa ocasión el hombre desapareció. Se cuenta que tiempo después, en lo que hoy se conoce como el sector de El Toyo, una mañana heladísima apareció el carruaje del hombre, solamente con su chupalla. Se le buscó por casi todo el valle del Maipo, pero nunca, jamás apareció. Nunca más se le volvió a ver.





A.G.R.

La Pincoya


Lugar: Sur de Chile, región de Los Lagos.



        La Pincoya es, según la mitología local de las islas y archipiélagos de Chiloé, es el "espíritu del agua" mujer de los Mares de Chiloé, nacida en la laguna Huelde a pocos kilómetros de Cucao.

Los que han visto a esta criatura imaginaria llamada la Pincoya, tiene el pelo largo y rubio con aspecto de mujer joven y hermosa, su belleza es maravillosa e incomparable, es de personalidad alegre y sensual, y sale desde  las profundidades del mar, vive escondida de los humanos en una cueva llamada “el escondite”, y se baña en la laguna y el río Pichaquín, ella silba y aparece un tronco de oro donde ella trepa para secarse y peinar sus rubios cabellos. 

Viste parcialmente con un traje de algas y a diferencia de las sirenas esta no tiene cola de pez, tiene apariencia totalmente humana. La Pincoya es nacida de la unión del Millalobo y la Huenchula.

Con su desnudo puro, personifica la fertilidad de las especies marinas. A través de su danza ritual que ofrece a los chilotes, da la abundancia o deficiencia de pescados y mariscos. 

Si ella realiza su danza frente al mar, significa que estas playas tienen una abundancia de peces. Cuando ella baila frente a las montañas, de espaldas al mar, los mariscos serán escasos. Los Chilotes agradecen a la Pincoya, dicen que es buena, bella y humanitaria. Su hermana es la Sirena Chilota, y su hermano es el Pincoy  y que también es su marido, porque se casó para cuidar el reino de su padre, Millalobo.


Los tres hermanos conducen y guían a los marineros ahogados en un barco fantasma grande, llamado el Caleuche, que va navegando por los mares en la noche alrededor de la isla de Chiloé en el sur de Chile. La nave aparece intacta con sonidos de una fiesta a bordo, pero rápidamente se desvanece. Mito cuenta que una vez a bordo, los muertos pueden reanudar una existencia como si estuvieran vivos de nuevo.

A.G.R.




martes, 1 de septiembre de 2015

Guanilén


Lugar: Chiloé

En la isla Tranqui vivía una joven que por milagro de la naturaleza nació dotada de una hermosura extraordinaria, le decían la hija de las estrellas. Sus padres no eran bien parecidos mas bien eran toscos. La llamaban Guanilén debido al gusto y aprecio que le tenía a las estrellas. Se sentaba a contemplarlas cuando el cielo estaba bien estrellado, sin que se le pasara el tiempo mirando el firmamento. 

La isla Tranqui, queda frente a Queilen.(Chiloé)

Un día que se encontraba en el bosque, cuando las estrellas se encontraban de fiesta, inesperadamente volvió a la realidad; alguien respiraba a su lado, era un hombre diminuto, quien la miraba embelesado. La joven, al verlo, se quedó perpleja, muda de impresión. Seguramente el hombrecito poseía un gran poder mental, ya que la dominó de tal manera que pudo conducirla hasta la caverna donde vivía, sin que ella opusiera la menor resistencia. Ejerció tanto poder sobre ella que la hizo olvidar a sus padres y se quedó a vivir con él. Con el correr del tiempo, Guanilén tuvo un hijo y desde ese momento buscó la manera de volver a su tierra. Un cierto día, aprovechando que el enano estaba ausente, tomó a su hijo y escapó.

Cuando él se dió cuenta de la fuga, corrió a la playa y al ver que la hermosa Guanilén huía con su hijo en un bongo, se lanzó al mar, ahogándose. Desde entonces, el mar, cuyas aguas habían sido siempre tranquilas, se enfureció. Y así continúa aún, revoltoso y traicionero.

jueves, 20 de agosto de 2015

La Lola


Norte de Chile

Se cuenta que una mujer bellísima llamada Dolores, vivía en el norte de Chile; y era deseada por la mayoría de los hombres, quienes la llamaban "Lola". Su padre que vivía para cuidar a su hija y distanciarla de sus enamorados, y siempre esperando que llegara el hombre indicado para ella. Sin embargo un día conoció a un joven y pobre minero del cual se enamoró perdidamente; y como sabía que su padre no lo aceptaría, decidió irse de su casa y escaparse con aquel hombre para casarse con él.

Al poco tiempo, se unieron a un grupo de mineros que caminaban tras la búsqueda de alguna veta no importaba que fuera de oro o de plata, y es así como este nuevo matrimonio encuentra la riqueza y comienzan a explotarla. Todo parecía que iba a ser pura felicidad en sus vidas, pero el hombre que ella quería realmente no la amaba, y ya no era un esposo dedicado a ella; debido a que el minero, con la riqueza que obtenía, solo se dedicaba a conquistar otras mujeres.

La esposa, al poco tiempo lo vio besándose con otra mujer. Enfurecida por el engaño y los celos, esperó al minero en su hogar, y lo mató con un puñal. Después huyó a los cerros dando gritos y alaridos arrepentida de lo que había hecho. Al tiempo, regresó al poblado donde vivía, víctima de la locura, solo sabiendo reír y murmurando que los habían asaltado y que asesinaron a su marido.

Enloquecida, posteriormente fue en búsqueda del cadáver que estaba en un ataúd negro, y huyó a los cerros con él, tratando de encontrar al criminal de su esposo (que realmente no era nadie más que ella). Es así como comenzó a vagar por las altas cimas de la cordillera y por los faldeos; hambrienta, descalza, desgreñada;  Siempre con el deseo de venganza contra el criminal de su amado esposo, hasta el fin de sus días. Pero como obviamente nunca encontraría a ese criminal, luego de morir en los cerros, su alma no pudo encontrar descanso, y desde entonces su espíritu vengativo recorre los cerros y las minas; y sus correrías la hacen ser conocedora de los sitios donde se encuentra el preciado metal.

Desde aquel día se afirma que en algunas noches los hombres que andan en los cerros norteños escuchan una voz que los llama por su nombre, y una vez que llegan al lugar de donde viene el sonido ven a una mujer pálida y extraordinariamente bella que viste de blanco y que anda arrastrando un ataúd oscuro. Desde aquel momento, el hombre que la sigue está prácticamente perdido, ya que lo asesinaría al confundirlo con el asesino que está buscando.

Los mineros igualmente dicen que "La Lola" transita por las galerías abandonadas, acompañada del ataúd negro de su esposo. Por ello se dice que los Mineros que han encontrado la muerte repentina en alguna de estas galerías, es seguro que murieron de terror ante la presencia fantasmagórica de La Lola.


Pero para los mineros buscadores de una veta, "La Lola" convierte la venganza en una piedad, al anunciar a los buscadores la proximidad del tesoro, pero no para que lo hagan aflorar, sino para que se alejen del lugar; porque cuando se encuentra la veta, la muerte se acerca en la vida del minero.

Recopilación Por Alejandro Glade R.

La Cuca


Zona Central

De la leyenda de la Cuca se conocen tres versiones: la Cuca negra, la Cuca blanca y la Cuca cordillerana.

 La primera es un ave que vuela de noche. Cuando lo hace en las noches de luna, si su sombra toca a una persona, esta muere antes de cumplirse un año. Su grito se asemeja al rebuzno de la mula. Si lo lanza sobre una casa, al poco tiempo muere uno de los moradores de ella.

La Cuca blanca es un ave benéfica que ayuda a las personas que andan extraviadas a encontrar el camino. Cuando canta, dice: ¡Cuca! ¡Cuca!


La Cuca cordillerana habita cerca de los Andes y es un ser mitad mujer, mitad vaca que siempre anda con la cabeza tapada. Entra en las casas, saca a las personas mientras duermen y las deja en un sitio distante sin causarles ningún daño.

Recopilación por: Alejandro Glade R.

La guitarrera de Quinchamalí


Provincia de Ñuble

Viuda, nada de mal perecida, conocida por sus canciones, por sus chascarros, y su espíritu festivo.

Animaba las fiestas con sus canciones, las que acompañaba con una guitarra que la hacía hablar.

Nunca podía faltar a los matrimonios, era la convidada oficial de bautizos y velorios.

Con muchos cantos, cuentos y rezos pasaba la vida. Un día en una fiesta conoció a un huaso muy bien plantado y montado en un brioso corcel que venía de otra provincia. Era un huaso muy apuesto y distinguido, lo que hiso que la viuda se enamorara y pronto el canto pícaro de ella y lo gracioso de él  conformaron una amistad.

Durante un tiempo el huaso astuto acompañó a la viuda en el golpeteo de la guitarra.

El apuesto visitante un día tuvo que partir.

Pasó el tiempo y la viuda esperó que le llegaran noticias del huaso enamorado y olvidadizo. Ella no se olvidaba de él en ningún minuto, vivía pensando en él.

Pasaba el tiempo y la viuda iba todas las noches a cantar las penas con su guitarra, bajo el viejo peral de la casa, testigo de las promesas de amor entre el huaso y ella.

Luego la gente del lugar hablaba de que el muy ladino huaso era padre de numerosos hijos y dueño de grandes tierras.

Sello chileno "La Guitarrera de Quinchamalí"


La viuda comenzó a retirarse de las fiestas lentamente, ya no asistía con regularidad a todas las invitaciones que la viuda recibía, hasta hacerse notoria su ausencia.

Todos recordaban sus chistes, se extrañaba su canto y la animación tan entusiasta de daba en los matrimonios y bautizos. Sus cuentos y rezos acortaban las noches largas de los velorios.

Un día bajo el peral de sus amores, encontraron muerta a la viuda guitarrera y cantora.

Este amor se convirtió para las trabajadoras de la greda en un cántaro, que la muestra vestida de negro cantando y tocando tristemente un amor, un desamor.







Escrito y recopilado por: Alejandro Glade R.


viernes, 7 de agosto de 2015

Leyenda de la Laguna del Inca

Laguna del Inca, Portillo, Chile

Antes de que llegaran los conquistadores españoles a lo que hoy es nuestro país Chile, el incanato de los “hijos del sol”, abarcaba cerca de 2 millones de kilómetros cuadrados entre el océano Pacífico y la selva amazónica y por el sur hasta las riberas del río Maule, pero había un poblado Inca en el valle, y en este lugar hacia la cordillera,  existió una laguna de un maravilloso color esmeralda, y que representaba las penas de amor del bravo guerrero inca Illi Yupanqui y que, según las tradiciones se dice que buscaba a una hermosa mujer, la mujer más hermosa del imperio para hacerla su esposa.

Princesa Inca
Cuando la encuentra deciden casarse en la cumbre de las montañas y a las orillas de una linda laguna, Kora´llé para cumplir con el rito del matrimonio debía descender hacia la laguna con su maravillosos traje y su séquito de sirvientes, el camino de bajada era estrecho y complicado y resbaladizo, lo que hiso que la princesa cayera al vacío, los gritos de la princesa no fueron oídos por su prometido y no pudo ayudarla.

Según la leyenda, en esta laguna Illi Yupanqui lloró todas sus penas cuando la princesa inca Kora-llé murió al sufrir el accidente, por estar cumpliendo una tradición para su matrimonio. Allí fue dejado el cuerpo de la princesa, y se dice que en ese momento la laguna se volvió color esmeralda, teñido por el color de los ojos y que el hijo del Sol no pudo despertar. También se dice que en ciertas noches de invierno todavía se puede oír los lamentos del Inca.

La laguna es la actualmente conocida como Laguna del Inca, en las alturas de Portillo.


Escrito por: Alejandro Glade R.

jueves, 23 de julio de 2015

El Camahueto


Lugar: Isla de Chiloé, región de los Lagos

El Camahueto es un vacuno macho del tamaño de un ternero de un año de aspecto muy hermoso, ya que presenta un pelaje corto que va de un color plomizo a un verdoso muy brillante. Su característica principal es que posee un solo cuerno dorado que crece en su frente de la misma forma que la de un unicornio.

Dice la leyenda que en Chiloé se cuenta que los camahuetos inician su vida bajo la tierra de los cerros cercanos al mar; y nacen a partir de un trozo de cuerno de camahueto enterrado en esos cerros, por el polvo del cuerno lanzado en un pozo, o naturalmente como una cría de la vaca marina de Chiloé, que se fue enterrar en una madriguera bajo la tierra del bosque. Luego de pasar unos veinticinco o treinta años de desarrollo, los camahuetos emergen para dirigirse desesperadamente hacia el mar al encuentro de la vaca marina.

 En su trayecto destruyen todo lo que se interponga en su camino y habitualmente, con su cuerno escarban un surco en la tierra, que luego se puede transformar en riachuelo. Esta migración ocurre casi siempre en las noches de tormenta y deja como rastro el derrumbe de zonas costeras y grandes hendiduras en el terreno. Si el chilote cree que un camahueto está por nacer en su terreno, se dice que sólo puede ser atrapado por un brujo mediante el uso de una cuerda tejida con zargazo (alga); o por una machi mediante el uso de una cuerda tejida con voqui (planta trepadora). Al ser atrapado debe ser guiado hacia el mar sin que haga daño, o calmarlo mediante el corte de su cuerno, para que se vuelva completamente manso y deje de hacer destrozos; ya que su gran virilidad y fuerza se encuentra principalmente en ese cuerno. La machi realiza la atrapada para obtener las propiedades mágicas que entrega este cuerno; y normalmente cogería un trozo de este cuerno para realizar el proceso de un nuevo camahueto, y poder tener más cuernos para sus preparados mágicos.

La Machi raspa el cuerno de Camahueto para hacer sus pócimas porque tiene poderes curativos y rejuvenecedores, considerándose un remedio mágico contra la impotencia, y contra otras enfermedades como el reumatismo, la anemia, infecciones cutáneas, y muchas otras más.

También se dice que hay que tener cuidado de no recibir una sobredosis de raspado de cuerno, porque esto provocaría que el paciente quedara encamahuetado, es decir, afectado por una especie de locura violenta.

En Chiloé hay quienes aseguran poseer la raspadura del místico camahueto, y la venden como remedio milagroso; que habitualmente se trata de raspadura de conchas de moluscos o de colmillos de lobo marino. Existe una hierba silvestre que se supone, sirve para encamahuetar a personas o animales, es decir les da una fuerza y resistencia más allá de la natural; hasta ahora no existe seguridad de cuáles son exactamente sus propiedades.


La leyenda de la piedra de la iglesia

Piedra de la iglesia, Constitución
Lugar: Constitución, región de Maule

Se cuenta que, hace mucho tiempo don Pedro iba navegando, por las costas maulinas acompañado de un joven muchacho, cerca de la Piedra de la Iglesia: a este navegante  le llamó la atención una hilera de figuras cubiertas de blanco, todas con una luz encendida; iban en una  procesión, hacia la piedra de la iglesia. Alarmado don Pedro alertó a su acompañante.

- ¡Juan, mira! ¿Vez lo que veo?   El muchacho guardó silencio y observó atentamente lo que sucedía a lo lejos, y luego dijo. Son unas luces encendidas, ¡No!  Dijo don Pedro.

¡Parece que es una procesión de animas!…

Fotografía desde el interior

¿Hacia dónde irán?... Se preguntó la pareja de pescadores.

Don Pedro y el muchacho asombrados observan la marcha, llenos de pavor, quedaron  paralizados mirando esto tan extraño que les estaba sucediendo, aquello parecía una procesión de luciérnagas, que se desplazaban lentamente por la orilla del mar,  dirigiéndose hacia la piedra de la iglesia. 

Una hilera fantasmagórica de imágenes comenzaba a llegar hasta la roca y empezaba a entrar en su interior, la inmensa mole de piedra, se iba iluminando como si se tratara de una gran fogata encendida, iluminando todos sus contornos; dando gran susto a don Pedro y su acompañante.

Estos se persignaron y se pusieron a rezar, mientras el bote se balanceaba en medio del oleaje en forma suave y armónica…  la piedra de la iglesia encendida brillaba como una joya en medio de la oscuridad de la noche.


Una vez que controlaron el miedo, remaron acercándose a la playa, para ver si podían ver o escuchar lo que hacían estas almas ahí dentro. Una vez remado unos cien metros, acercándose hacia la piedra, el muchacho exclamó,Don Pedro, escucha algo!

Don Pedro aún no se reponía de la impresión y sacando el aliento se concentró y se puso a escuchar esos cánticos angelicales, a pesar que estaban muy distantes de la roca y en plena mar, se escuchaban hermosas voces que formaban un coro celestial, sin duda cantos religiosos, de profunda espiritualidad y sentimientos. Extasiados con las hermosas melodías, don Pedro y el muchacho, no se dieron cuenta del tiempo que había transcurrido, siendo inundados de profunda de paz y tranquilidad.

Al rato ¡Vieron salir de la roca las mismas imágenes blancas!...



Y, a medida que se iban alejando de la piedra, estas se iban apagando.

Cuando salió la última imagen, todo quedó en el más profundo silencio y oscuridad, solo se escuchaba el mar y su oleaje.


La procesión blanquecina siguió su camino y avanzó hacia la barra, y allí una por una fueron perdiéndose en las aguas inquietas, donde chocan el río Maule y el mar. Se cree que estas son las almas de todos los náufragos que han muerto en estas costas Maulinas.



Recopilación de: Alejandro Glade R.

viernes, 10 de julio de 2015

"Leyenda de los Payachatas" (Pomerame y Parinacota)

Los Payachatas,  Volcán Parinacota y Pomerame
Lugar: Norte de Chile, frontera que divide Bolivia y Chile.

Una vez dos tribus se enemistaron.  Constantes peleas  discusiones  y altercados por las tierras donde ellos vivían hicieron que su convivencia fuera insostenible.

El Príncipe y la Princesa  de los respectivos poblados  caminaban  por aquellos lugares y de sorpresa se encontraron. Fue el momento en que ambos fueron flechados y así comenzó el amor de uno por el otro, y pasó a ser mucho más importante que los conflictos que tenían sus pueblos.

Cuando este romance llegó a conocerse entre sus familias, no podían comprender lo que sucedía. El odio que existía imposibilitaba ver que esta relación fuera a traer la paz y la unión de los pueblos.
Lago Chungará y volcanes al fondo


Los consejeros de cada tribu se afanaron en aconsejar,  para impedir que estos dos príncipes mantuvieran esta relación de amantes, a través de la magia, y otros malabares,  sin embargo, no tuvieron éxito.

Era tan grande el  amor de esta pareja que hasta la naturaleza sentía pena por ellos. Las nubes y la luna comenzaron a llorar. Los lobos aullaban y las tormentas cayeron sobre las tierras, esta era la advertencia de los dioses para ambas tribus.

Mientras la naturaleza volcaba su fuerza hacia ambos poblados para que cambiaran de actitud, Los jefes y  sacerdotes realizaban toda clase de artilugios para romper con el amor de los jóvenes. Tan inútil fueron los esfuerzos, que los sacerdotes decidieron sacrificarlos para que nunca más llegaran a estar juntos. Este asesinato sucedía una noche sin luna y muy oscura.

Lago Cota-Cotani
Y una vez más la fuerza de la naturaleza se hizo presente, y llovió y llovió por muchos días y muchas
noches. Las lluvias eran cada vez más intensas y acompañadas de truenos y relámpagos asolaron la región hasta que no quedó nadie...

Producto de las inundaciones las tribus desaparecieron y en lugar de estas, aparecieron dos hermosos lagos por donde se ha visto pasar en pequeñas canoas a los dos príncipes finalmente juntos.


Los lagos creados por las intensas lluvias fueron llamados Chungará y el Cota-Cotani. Y al lado de estos y como homenaje al amor de estos dos príncipes, aparecieron en el lugar dos tumbas que son los dos volcanes:  El Parinacota y el Pomerame.

Recopilación: Alejandro Glade R.

jueves, 9 de julio de 2015

La Doncella Calafate



Lugar: Provincia de Magallanes.

Un jefe Tehuelche tenía una hija llamada Calafate que era lo que él más amaba. Ella era una hermosa joven de extraños ojos dorados, muy obediente de su padre. Pero todo cambió cuando el clan de Calafate recibió en el aikén a un joven selknam para que estuviera a prueba entre ellos y superara el kloketen o ritual de iniciación para convertirse en hombre, ceremonia de consagración  de los selknam en su mayoría de edad.

Este era un joven alto y apuesto, que estaba vestido con un bello quillongo, manta hecha de piel de huanaco.


Pronto surgió el amor entre los dos jóvenes y pensaron en irse juntos, a pesar de que los tehuelches

solían menospreciar a los selknam y el jefe se oponía rotundamente a la unión. Por sus tradiciones, no podían dañar al muchacho durante el kloketen y para evitar que siguieran con su relación, al padre de Calafate no le quedó más remedio que pedir ayuda al chamán. Éste le respondió que no podría hacer que se acabara su amor, pero sí podría mantenerlos separados para siempre.

La muchacha fue transformada mediante magia en una planta espinosa que nunca antes se había visto en esas tierras, pero que tenía flores doradas como los ojos de Calafate. Por muchos meses el joven vagó por la estepa buscando a su amada y los espíritus lo ayudaron, convirtiéndolo en una pequeña ave que podía recorrer con más velocidad las grandes extensiones patagónicas. Un día de verano, el joven metamorfoseado se posó en un arbusto que no había visto antes y al probar sus frutos se dio cuenta de que eran tan dulces como el corazón Calafate. Así lograron reencontrarse después de haber creído que no sería posible.

Fruto Calafate.
Una variante de esta historia cuenta que Calafate era una joven selknam y que el joven era un prisionero yagán atrapado en las costas de Tierra del Fuego.

En la Patagonia se cuenta que el embrujo de Calafate permanece en los frutos de calafate y quien los coma una vez tendrá que volver al lugar en que lo hizo.

Es por eso que la leyenda dice: "El que come Calafate, siempre vuelve por más".


Recopilación: Alejandro Glade R.

El Alicanto




Lugar: Región de Atacama





El Alicanto es un ave mitológica que vive desierto y se alimenta de minerales como el oro y la plata, según sea el lugar donde él vive, no es ni grande ni pequeña con una belleza excepcional, posee grandes alas de color dorado oro,  su cabeza es como la de un cisne muy fina y delicada, con un pico encorvado, largas patas y con grandes garras.

La particularidad del alicanto es que durante la noche  sus alas brillan con hermosos  colores metálicos de oro, sus ojos despiden luces, durante sus elegantes vuelos va dejando las huellas luminosas doradas durante su paso pero sin proyectar ninguna sombra. Cuando esta ave se siente perseguida, sus alas dejan de brillar y se oscurece por completo, quedando sin poderse ver.

Orienta a los mineros en la búsqueda de filónes de mineral, pero si el minero lo sigue solo por ambición, este lo lleva hasta el precipicio enceguecido por su fulgor donde cae y perece.

Recopilación: Alejandro Glade R.




martes, 7 de julio de 2015

La morada del Pillán

Lugar: Provincia de Llanquihue.

Volcán Osorno
La Morada del Pillán

Cuando el hombre blanco todavía no llegaba a estas tierras, en la zona del lago Llanquihue vivían varias tribus de indígenas que se dedicaban más a pasarlo bien que al trabajo. 

Un genio maléfico, el Pillán, había repartido a sus ayudantes entre esos indígenas para hacer toda clase de males a los indios. A muchos los volvía locos, suministrándoles infusiones de latué ( o palo de los brujos, medicina mapuche, significa mortífero), yerba que produce el efecto de perturbar la razón de quienes beben su jugo; a otros los deformaba, desfigurándoles la cara o los miembros.

Flor de Latué
En fin. el Pillán y sus machis imperaban en todo sobre los pobres indios, que medio aturdidos por sus vicios y el alcohol, no atinaban a darse cuenta de su triste situación.

Durante las noches esos lugares presentaban un aspecto verdaderamente pavoroso. Grandes llamaradas que salían de los cráteres iluminaban el cielo con resplandores de fuego. Las montañas vecinas parecían arder y las inmensas quebradas que circundaban al Osorno y al Calbuco aparecían como bocas del mismo infierno.

Cuando los pobres indios, inspirados por los genios buenos, se entregaban al trabajo y labraban la tierra, el gran Pillán hacía estallar el volcán y hacía temblar la tierra: días y semanas enteras llovía fuego y ceniza que destruían en pocas horas lo que los indios habían labrado en varios años de trabajo.

El Pillán odiaba el trabajo y la virtud, y por eso se enfurecía cuando los indios abandonaban sus vicios y se entregaban a trabajar sus tierras.

Antiguamente decían que para vencer al Pillán había que arrojar al cráter del volcán Osorno una hoja de canelo, y que entonces comenzaría a caer desde el cielo tanta nieve, que terminaría por cerrar el cráter, dejando prisionero en su interior al Pillán. Pero los indios no podían llegar al cráter, ya que los torrentes de lava impedían su acceso.

Un día, en que los indios desesperados estaban celebrando un gran machitún, se acercó a ellos un indio viejo, nadie supo quién era ni de dónde provenía, y que pidiendo permiso para hablar les dijo: "Para llegar al cráter es necesario que sacrifiquen a la virgen más hermosa de la tribu. Deben arrancarle el corazón y colocarlo en la punta del cerro Pichi Juan, (más allá de Río Pescado), tapado con una rama de canelo. Veréis entonces que un pájaro vendrá desde el cielo, se comerá el corazón y después, elevando el vuelo, llevará la rama de canelo y la dejará caer en el cráter del Osorno. Pero para que esto se cumpla y perdure, debéis hacer la promesa formal de ser buenos, trabajadores y virtuosos, pues si algún día vuelven al vicio, la nieve se derretirá y el Pillán volverá a arrojar fuego y cenizas sobre ustedes, sobre sus casas y sobre sus tierras y cosechas. Sean buenos y triunfarán. Así habló el viejo indio y luego desapareció, tan misteriosamente como había llegado, sin que nadie se diera cuenta de ello.

El cacique hizo entonces averiguaciones para establecer cuál de las vírgenes de su tribu era la más virtuosa.

 En una reunión de indios, los más ancianos de la tribu, se resolvió que la más apropiada para el sacrificio, era Licarayén, la hija menor del cacique, hermosa joven que unía a su extraordinaria belleza un alma más blanca que los pétalos de la quilineja. Temblando llevó el mismo cacique la noticia del próximo sacrificio a su hija.

 Cuando la hija vio a su padre acongojado, le dijo, no llores. Muero contenta sabiendo que mi muerte
ha de aliviar las amarguras y dolores de toda nuestra valerosa tribu. Sólo pido un favor: que para matarme no uséis vuestras hachas ni vuestras lanzas. Quiero que me maten con sus perfumes,  las flores que han sido el único encanto de mi vida, y que sea el toqui Quiltrapique quien me prepare el lecho mortal y quien me arranque el corazón.

 Así se hizo.

Al día siguiente, cuando el sol empezaba a aparecer por encima de la cordillera y los pajaritos a trinar su canto matinal, un gran cortejo acompañó a Licarayén hasta el fondo de una quebrada, donde el toqui tenía preparado un lecho con las más perfumadas flores que había encontrado en los prados y bosques. Llegó Licarayén y, sin queja ni protesta alguna, se tendió sobre aquel lecho de flores que había de transportar su alma a la eternidad.

Los jóvenes indios, silenciosos y apenados, se sentaron alrededor de aquel catafalco florido y lloraron por su ídola que moría.

 El toqui, inmóvil, con los ojos llorosos clavados en la bella hija que poco a poco iba palideciendo, parecía una estatua de la resignación.

 Cuando la tarde tendió su manto gris sobre la llanura y enmudeció el  último pajarillo, la virgen exhaló un último suspiro. Se adelantó el toqui más  pálido  que la misma  muerte, se  arrodilló a su lado  y  con  mano temblorosa rasgó su pecho, arrancó el corazón y, siempre con paso vacilante, fue a depositarlo en las manos del cacique. Volvió después el toqui a donde se encontraba la virgen y sin proferir queja alguna, se atravesó el pecho con su lanza.

¡La muerte juntó a esas dos almas que la vida mantuvo separadas!

El más fornido de los hombres el  fue encargado de llevar el corazón y la rama de canelo a la cima del cerro Pichi Juan, que eleva su cono agudo donde termina el llano. Toda la tribu quedó en el valle esperando la realización del milagro. Y he aquí que, apenas el hombre indio hubo colocado el corazón y la rama de canelo en la parte más alta del Pichi Juan, apareció en el cielo un enorme cóndor que, bajando en raudo vuelo, se llevó y engulló de un bocado el  corazón para luego agarrar la rama de canelo y emprender el vuelo hacia el cráter del Osorno, que en esos momentos arrojaba enormes llamaradas de fuego. El cóndor dio tres vueltas en espiral, por la cumbre del volcán y en una súbita bajada dejó caer dentro del cráter la sagrada rama.

En el mismo momento aparecieron en el cielo negras nubes y empezó a caer sobre los volcanes una lluvia de plumillas de nieve que con las rojas  llamaradas del cráter parecía lluvia de oro.

Cóndor llevándose el corazón
 Y cayó nieve; días, semanas y años enteros. Fue una verdadera lucha entre el fuego que subía del infierno y la nieve que caía del cielo. La nieve derretida corría formando impetuosos torrentes por las faldas del Osorno y del Calbuco y corriendo se despeñaba en los inmensos barrancos que servían de defensa a la morada del Pillán, hasta que llenando las hondonadas profundas, las aguas quedaron al nivel de las tierras cultivadas.

 Así se formaron los lagos Llanquihue, Todos los Santos y Chapo.

 Por más esfuerzos que hizo el Pillán, no pudo librarse de quedar prisionero dentro del Osorno, de donde ahora no puede salir para volver a hacer sus malas andanzas; pero no por eso deja de estar trabajando por recobrar su libertad el día en que los habitantes del lago abandonen sus quehaceres para entregarse a los vicios.

Hay que tener presente lo que dijo el viejo indio: Para que esto perdure deben ser los hombres buenos y virtuosos, pues si vuelven a entregarse en brazos de los vicios, la nieve se derretirá y el Pillán volverá a arrojar fuego y cenizas destruyendo todo.

 Cuando los indios volvieron al día siguiente al lugar en que se había consumado el sublime sacrificio de la púdica virgen y del toqui, vieron con asombro que las flores que habían servido de lecho mortal a Licarayén, habían echado raíces y que sus ramas, entrelazándose, formaban el más hermoso palacio que mente alguna pudo jamás imaginar y vieron también que en las maravillosas salas floridas vivían felices y contentos la virgen y el toqui que el día anterior habían sacrificado sus vidas para salvar a su tribu.

Este palacio de helechos y flores existe en el fondo de la Quebrada del Diablo, cerca de Puerto Varas.  Muchos   son los que han bajado a admirar su maravillosa belleza, pero sólo unos pocos han podido ver el palacio, porque éste es sólo visible para quienes no tienen una sola mancha en su conciencia y saben sentir los íntimos encantos de la naturaleza.


Recopilación de Alejandro Glade R.