viernes, 30 de octubre de 2015

La Flor de la Higuera (de la tradición mapuche)

 Tradición mapuche.

La noche de San Juan es una festividad realizada los días 23 o 24 de junio a media noche según el país, varios países celebran estas fiestas el 21 de junio debido al Solsticio de Verano (la vez que el sol está más alejado de la línea de Ecuador). Según se cuenta estas fiestas son muy antiguas, están ligadas a encender hogueras, se creía que estas hogueras le daban más fuerza al sol que a partir de ese día iba haciendo más y más débil, también se decía que el fuego simbolizaba la fuente purificadora para las personas que lo observaban, se suele celebrar en muchos puntos de Europa, principalmente en España, Noruega, Portugal y Dinamarca y en Sudamérica claramente estas fechas también son muy conocidas, porque esta fecha se celebra también en Paraguay, Bolivia, Chile, Perú y Venezuela, esa noche según las leyendas Españolas está relacionada con la leyenda de la “Encantada”, que en Sudamérica está ligada a rituales demoníacos. Son muchas las leyendas que se han ido entremezclando para esta la “Noche de San Juan”, les contaré la que creo es la más auténtica por ser de tradición mapuche.

Cada 24 de junio, en la noche más larga del  año, a las doce de la noche en punto aparece una flor mágica en la parte más alta de las higueras. Ésta flor vive sólo por un minuto y los poderes que tiene son inimaginables, porque es capaz de cumplir cualquier deseo de cualquier ser humano.

La persona interesada en pedir estos deseos tiene que subir a la higuera y cortar la rama con la flor justo a las doce de la noche en punto y mantenerla en la mano durante todo el minuto de vida de la flor, repitiendo el requerimiento o deseo en voz alta.

Pareciera fácil pero, habrá un montón de inconvenientes y problemas porque el diablo tratará de que el participante no pueda llevar a cabo sus deseos. Así, que mientras sube a la higuera, el individuo puede encontrarse perro rabioso del que deberá huir, también una culebra que habla intentará confundirlo con sus brujerías y también se le puede aparecer un pájaro nocturno llamado “ngillüm” que tratará de picotearle los ojos hasta dejarlo ciego, entre otras maldiciones. Si el interesado logra superar todas estas barreras, podrá pedir el deseo que quiera y éste le será concedido.

Si la flor muere antes de que la persona logre cortarla, este individuo enloquecerá al instante, pues ese es el castigo para aquellos que intentan desafiar al diablo. Y cuando muera su alma, arderá en el infierno hasta la eternidad.

En el próximo artículo les contaré de los ritos que se hacen en la noche de San Juan.


Recopilación de: Alejandro Glade R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario