lunes, 7 de noviembre de 2016

Los Eclipses y las embarazadas.



Los eclipses  de Sol y de Luna  están llenos  de mitos y leyendas, y  las embarazadas son las más perjudicadas con estos eventos. Porque ante las dudas no se exponen.


En todas las culturas y a través de miles de años, en todos los tiempos, ha existido la superstición ante los eclipses al ser un fenómeno impresionante que rompe la monotonía del cielo. En el pasado a estos fenómenos se les relacionaba con pestes, guerras, asesinatos y caídas de reyes.

A pesar de que científicamente no se ha comprobado ningún efecto negativo contra las embarazadas, contra el feto o contra las personas en general, con el tiempo se han ido acumulando una serie de mitos y leyendas sobre el tema.  El eclipse más común es el eclipse de Luna, y desde tiempos remotos los aztecas por ejemplo, consideraban que causaban daños en las guaguas o bebes.

A continuación les entrego muchas de estas creencias ya arraigadas en nuestra sociedad.

-Se cree que los eclipses absorben al feto y por esta razón sería que nacen niños con deformaciones como paladar hendido o labio leporino.

-Se dice también y se ha llegado a considerar que los eclipses de sol causan ceguera o trastornos de la vista en los pequeños, pues al exponerse la madre a este tipo de radiación puede afectar la gestación y causar problemas en la vista.

-Se dice que los eclipses  favorecen el adelanto de los nacimientos de los niños, es decir, que se anticipan a los tiempos estipulados para su nacimiento. Por eso sería que cada vez que hay eclipse las maternidades se llenan de trabajo.

-Si un niño nace debido a un eclipse, ese tendrá dotes especiales y será más inteligente que el resto.
-La Luna se pondría furiosa durante los eclipses y trae situaciones extrañas, como mal humor o situaciones que alteran la estabilidad de las cosas o de algo.

-Se dice que cuando una mujer embarazada mira fijamente el eclipse, su guagua o bebé tendrá muchos lunares o manchas en la piel.

-Algunos creen que si el embrión ya está formado el día del eclipse será un varón, mientras que de lo contrario será una niña.

Lo cierto es que existen testimonios de mujeres que salieron a ver el eclipse y tuvieron al hijo o hija con problemas físicos de algún tipo…

Y para las personas que creen y quieren evitar estos “males” producidos por los eclipses, se recomienda lo siguiente:

* Usar ropa interior y exterior de color rojo, con franjas en el mismo tono.
* Prender alfileres y alfileres de gancho, seguros en la ropa.
* Llevar un puñado de llaves en cada bolsillo.
* Tocar un silbato o un tambor y hacer mucho ruido para “espantar” al eclipse.
* Permanecer en un lugar de la casa donde no llegue la luz del sol y de la luna durante el eclipse.
* Salir al patio de la casa con un espejo a la hora exacta del eclipse y reflejar la luz del sol ( o de la luna, según sea) para que el eclipse “se perjudique y se coma a sí mismo”.
* Durante el eclipse debes poner unas tijeras de acero bajo la almohada o detrás de la puerta en forma de cruz.




Recopilado por:  Alejandro Glade R.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada